Cinema. Calabria, mafia del sur. Realismo sucio y sombrío

Blogs.eldiariomontanes.es Guil­ler­mo Bal­bo­na CALABRIA, MAFIA DEL SUR 2014 103 min. Ita­lia Direc­tor: Fran­ce­sco Mun­zi. Repar­to: Mar­co Leo­nar­di, Pep­pi­no Maz­zot­ta, Fabri­zio Fer­ra­ca­ne, Anna Fer­ruz­zo, Bar­bo­ra Bobu­lo­va. Copro­duc­ción Ita­lia-Fran­cia. Dra­ma Sala: Los Ánge­les. Hasta el domin­go.

Hay más cere­mo­nia que inten­si­dad. Un rea­li­smo seco, hon­do, pero despo­ja­do de esos guiños de thril­ler dra­má­ti­co que ha acom­paña­do todo retra­to de la mafia en el cine. En ‘Cala­bria’, geo­gra­fía y ciu­dad, sen­ti­mien­to y tur­bie­dad, tra­di­ción y peso fami­liar, con­vi­ven como par­te de la esen­cia antro­po­ló­gi­ca, pai­sa­jí­sti­ca y patri­mo­nial. El fil­me de Fran­ce­sco Mun­zi, ‘almas negras’ es su títu­lo ori­gi­nal (mucho más cohe­ren­te), es fal­sa­men­te auste­ro, una espe­cie de docu­men­tal del revés don­de la auten­ti­ci­dad, el veri­smo lo pro­por­cio­nan las coli­sio­nes entre unos per­so­na­jes, pro­fe­sio­na­les y luga­reños suma­dos al roda­je, que tran­smi­ten auten­ti­ci­dad, y el entor­no. Más som­bría que desgar­ra­da, la obra del cinea­sta de ‘Sai­mir’ logra cer­ca­nía pero se mue­stra irre­gu­lar en el rit­mo y no pue­de evi­tar cier­tos baches. No hay orna­men­tos en ‘Cala­bria’. Trá­fi­co de dro­gas, ecos y remi­ni­scen­cias de san­gre y fami­lia, devo­cio­nes y leal­tad, mie­dos y poder. 

Exen­to de los modi­smos de géne­ro, busca con insi­sten­cia una atmó­sfe­ra pro­pia, dife­ren­cia­do­ra, que se postu­la ale­ja­da de las mira­das con­ven­cio­na­les o de esa ico­no­gra­fía demo­le­do­ra de los Scor­se­se y Cop­po­la. Esta mira­da ita­lia­na, endó­ge­na, antro­po­ló­gi­ca, arrie­sga­da e intro­spec­ti­va resal­ta sobre todo por su valor intrín­se­co, su vuel­ta de tuer­ca inte­rior. Desde el Mat­teo Gar­ro­ne que adap­tó a Rober­to Savia­no para lan­zar su retra­to a tum­ba abier­ta sobre la Camor­ra napo­li­ta­na, refle­jo de ‘Gomor­ra’, no había vuel­to a pre­sen­tar­se otra incur­sión de tono tan cru­do. La ndran­ghe­ta’, baña­da en los bene­fi­cios de la dro­ga, ver­te­bra de fon­do este per­fil de cla­nes, con ove­jas negras y algu­na blan­ca, con muchos lobos y pasto­reo y postu­reo huma­no, entre el honor , la ven­gan­za y la muer­te. Mun­zi usa el dra­ma pero tam­bién se desen­tien­de de él. En rea­li­dad con­ce­de más impor­tan­cia a la geo­gra­fía físi­ca, al ritual que a la anéc­do­ta. Y el rit­mo es el meca­ni­smo comer­cial que sostie­ne todo el anda­mia­je de una fami­lia soste­ni­da en el enre­do orde­na­do de los nego­cios sucios y cri­mi­na­les.

La histo­ria va dejan­do atrás los meca­ni­smos de defen­sa aco­mo­da­ti­cios y reve­la los mun­dos, sub­ter­fu­gios y el eco­si­ste­ma de un cine hecho de muchos luga­res comu­nes para el con­ta­mi­na­do ojo del espec­ta­dor. Pero como en ‘Los Sopra­no’, el fil­me de Mun­zi crea una envol­ven­te de códi­gos y evi­ta que exi­sta algo magné­ti­co y seduc­tor. Al con­tra­rio, el soni­do es el del vacío, la vacui­dad exi­sten­cial, la renun­cia, lo ine­vi­ta­ble, el desti­no sor­do y negro. ‘Cala­bria’ se resien­te de un lati­do irre­gu­lar pero saca la cabe­za en su afán por dibu­jar un mapa geo­ló­gi­co de la iden­ti­dad, las raí­ces y la entraña de la mafia, su ADN pri­mi­ti­vo y atá­vi­co.

Be the first to comment

Leave a Reply

L'indirizzo email non sarà pubblicato.


*