Destapan un caso de partidos arreglados por la ndrangheta

Eli­sa­bet­ta Pique Lanacion.ar ROMA – Los ten­tá­cu­los de la ndran­ghe­ta, la pode­ro­sa mafia cala­bre­sa, alcan­za­ron el fút­bol. Que­dó cla­ro ayer al desta­par­se un ené­si­mo y gigan­te­sco escán­da­lo de par­ti­dos de fút­bol arre­gla­dos -esta vez, en divi­sio­nes infe­rio­res del cal­cio ita­lia­no- bajo la som­bra de la mafia cala­bre­sa. Una inve­sti­ga­ción coor­di­na­da por la poli­cía anti­ma­fia de Catan­za­ro, capi­tal de la región de Reg­gio Cala­bria, lle­va­da a cabo por el Ser­vi­cio Cen­tral Ope­ra­ti­vo (SCO) de Roma, dio lugar a una maxir­re­da­da de 50 per­so­nas que con­mo­vió al país. Fue­ron arre­sta­dos pre­si­den­tes de socie­da­des depor­ti­vas, entre­na­do­res, fut­bo­li­stas (más de 15), mana­gers, empre­sa­rios ita­lia­nos y extra­n­je­ros (apo­sta­do­res de Kaza­kh­stán, Mal­ta, Rusia, Chi­na y Ser­bia) de equi­pos de la serie D y de la deno­mi­na­da "Liga Pro". Todos fue­ron acu­sa­dos de inte­grar una aso­cia­ción para delin­quir con fines de frau­de fut­bo­lí­sti­co, con la agra­van­te de haber favo­re­ci­do a orga­ni­za­cio­nes mafio­sas, en espe­cial, la ndran­ghe­ta.

"Descu­bri­mos una orga­ni­za­ción cri­mi­nal esta­ble, que gra­cias a fut­bo­li­stas, diri­gen­tes y afi­lia­dos puso en acto con­duc­tas desti­na­das a alte­rar los resul­ta­dos de varios par­ti­dos", reve­ló el comi­sa­rio de Catan­za­ro, Giu­sep­pe Rac­ca. Los arre­sta­dos son 50 per­so­nas "inso­spe­cha­bles" -resi­den­tes en ciu­da­des del sur, cen­tro y nor­te de Ita­lia- que deci­dían quién per­día y quién gana­ba en par­ti­dos segui­dos por miles de hin­chas que iban a la can­cha pen­san­do que iban a ver un match hone­sto entre su equi­po del cora­zón y el de los adver­sa­rios. Pero no era así. Todo esta­ba arre­gla­do, o "tru­ca­do", como dicen en Ita­lia, para per­mi­tir­les a los mismos fut­bo­li­stas, a los pre­si­den­tes de los equi­pos de fút­bol, entre­na­do­res y apo­sta­do­res ganar mil­lo­nes de euros cor­rom­pien­do a todos. "La ope­ra­ción nos da gran sati­sfac­ción por el bril­lan­te resul­ta­do con­se­gui­do en el con­tra­ste a cla­nes de la ndran­ghe­ta, que con­fir­ma cómo la rami­fi­ca­ción de la cri­mi­na­li­dad orga­ni­za­da alcan­zó nive­les exor­bi­tan­tes no sólo en sec­to­res cri­mi­na­les clá­si­cos, sino tam­bién en el mun­do del depor­te", dijo el direc­tor del SCO, Rena­to Cor­te­se, al dar detal­les del ope­ra­ti­vo bau­ti­za­do "Dir­ty Soc­cer" (fút­bol sucio). 

Todo empe­zó con una inve­sti­ga­ción cen­tra­da en un capo de la ndran­ghe­ta, Pie­tro Ian­naz­zo, arre­sta­do el jue­ves pasa­do. Gra­cias a escu­chas tele­fó­ni­cas rea­li­za­das el año pasa­do, la poli­cía anti­ma­fia descu­brió que Ian­naz­zo tenía inte­re­ses en un equi­po de fút­bol de la serie D: el Nea­po­lis. Fue justa­men­te a la luz de escu­chas tele­fó­ni­cas de este capo mafio­so y otros inter­lo­cu­to­res que logró desta­par­se un siste­ma nacio­nal e inter­na­cio­nal que lucra­ba con los cam­peo­na­tos de fút­bol ita­lia­no de ama­teurs y de la Liga Pro, con apue­stas mil­lo­na­rias en par­ti­dos arre­gla­dos. Mafio­sos y empre­sa­rios En el pano­ra­ma cri­mi­nal cala­brés el clan de los Ian­naz­zo repre­sen­ta una "eli­te de mafia empre­sa­ria" dedi­ca­da a los nego­cios, pero tam­bién capaz de desen­ca­de­nar una guer­ra con­tra otros cla­nes para man­te­ner su domi­nio en el ter­ri­to­rio, expli­ca­ron los peri­tos. Y los nego­cios se hacen tam­bién en el mun­do del fút­bol, arre­glan­do par­ti­dos para hacer ganar al equi­po por el cual se tra­ba­ja, para lle­var­lo a la pro­mo­ción, pero tam­bién apro­ve­chan­do el siste­ma cri­mi­nal para apo­star sobre par­ti­dos ya arre­gla­dos y ganar fácil­men­te miles de euros. 

Otro per­so­na­je cla­ve del escán­da­lo -que no es el pri­me­ro, sino el últi­mo de una serie que gol­peó al fút­bol ita­lia­no en las últi­mas déca­das- es Fabio Di Lau­ro, que según los peri­tos era "el repre­sen­tan­te úni­co en Ita­lia" de "seño­res de las apue­stas" nacio­na­les e inter­na­cio­na­les, que inver­tían y cobra­ban mil­lo­nes de euros que pasa­ban por ban­cos tur­cos, ser­bios, chi­nos e ita­lia­nos. Los miem­bros de la orga­ni­za­ción cri­mi­nal desba­ra­ta­da tam­bién esta­ban pen­san­do "exten­der sus arre­glos al cam­peo­na­to de serie B y com­pe­ten­cias más impor­tan­tes", según indi­có Vin­cen­zo Anto­nio Lom­bar­do, de la Fisca­lía de Catan­za­ro. "El vasto siste­ma de cor­ru­p­ción depor­ti­va reve­la­do es una impre­sio­nan­te con­fir­ma­ción de la fuer­za inti­mi­da­to­ria de la ndran­ghe­ta y de su capa­ci­dad de con­ta­mi­nar pro­fun­da­men­te tam­bién el mun­do del fút­bol", advir­tió Rosy Bin­di, pre­si­den­ta de la Comi­sión Par­la­men­ta­ria Anti­ma­fia, que lla­mó a "libe­rar al fút­bol de los nego­cios sucios con respue­stas inme­dia­tas y rigu­ro­sas"