Investigan cómo un jet que salió de Bogotá con media tonelada de coca llegó a Inglaterra

Elespectador.com BOGOTA – El aeropuerto de Farnborough, ubicado en una ciudad que lleva su mismo nombre a una hora y media de Londres, es bien conocido en Inglaterra por su importancia en el mundo de la aviación. Fue allí en donde, en 1908, despegó el primer avión con motor en la historia de la aviación británica, y en donde hoy aterrizan jets privados provenientes de todo el mundo. El aeródromo también es conocido en el mundo del séptimo arte por ser la locación predilecta para grabar escenas con aviones de lujo. De hecho, fue en donde se grabaron varias escenas del largometraje Quantum of Solace, la vigésima segunda entrega de la serie de James Bond. Sin embargo, esta semana las pistas del aeropuerto de Farnborough volvieron a ser noticia por razones muy distintas.

El pasado lunes 29 de enero, agentes de la Agencia Nacional de Crimen del Reino Unido detuvieron a cinco hombres que aterrizaron a bordo de un jet privado en Farnborough que había despegado de Bogotá. Les pidieron que se bajaran de la aeronave para que contestaran algunas preguntas. Hicieron lo mismo con la tripulación y los pilotos, mientras que varios funcionarios revisaron las 15 maletas que estaban en la bodega de menaje. No encontraron ni ropa, ni elementos personales. A plena vista, la Policía halló hasta 37 paquetes de coca envuelta en papel y cinta en cada maleta. En total, las autoridades incautaron 500 kilogramos de droga, al parecer de origen colombiano.

Los cinco hombres, dos de ellos de origen inglés, dos españoles y uno italiano, fueron arrestados. La propia Agencia Nacional de Crimen se encargó de dar la noticia a través de su cuenta de Twitter y calificó la operación como una de las más grandes en la historia de la lucha contra el narcotráfico en la isla. Los pasajeros fueron escuchados ayer en una corte de la ciudad de Uxbridge y tendrán que responder por el delito de conspiración para traficar droga dentro del Reino Unido. Según los cálculos de las autoridades, la cantidad de estupefaciente incautado podría venderse en las calles por hasta 50 millones de libras (casi $200 mil millones de pesos colombianos).

A la audiencia, que no duró más que de una hora, los implicados llegaron juntos y esposados en una camioneta blanca. Fue allí en donde se revelaron sus nombres: Martin James Neil y Stephen John Neil, hermanos de origen inglés, uno albañil y el otro asistente de cocina; los españoles Víctor Franco Lorenzo y José Ramón Miguelez Botas, el primero vive en Inglaterra y el segundo solo registró una dirección en España. El italiano Alessandro Iembo, por su parte, también es asistente de cocina y fue el único de los cinco detenidos que se declaró inocente. El resto se limitó a dejar sin resolver la pregunta sobre si son culpables o no.

Los pasajeros fueron devueltos a la cárcel en donde permanecerán hasta el 1° de marzo, fecha en la que está programada la continuación de su juicio. Mientras tanto, la investigación empieza a tomar fuerza en Colombia. Aunque agentes de la Policía le explicaron a este diario que no tienen información sobre el caso, su jefe, el ministro de Defensa Luis Carlos Villegas, ya explicó que son ellos, junto con la Fiscalía, los encargados de investigar de dónde proviene la droga incautada, qué hacían los extranjeros en el país, así como establecer si hubo alguna irregularidad al momento de darle el aval al avión de lujo para que despegara de Bogotá directo al aeropuerto de la película de James Bond.

Be the first to comment

Leave a Reply

L'indirizzo email non sarà pubblicato.


*