Albidona estará presente en "Argentina celebra Calabria"

Hora­cio Ríos noticiasurbanas.com.ar ALBIDONA ES un pequeño pue­blo del nore­ste de Cala­bria, ubi­ca­do en las cer­ca­nías ‑a 15 kiló­me­tros- del Mar Jóni­co. Está encla­va­da en a 810 metros por sobre el nivel del mar Actual­men­te cuen­ta con una pobla­ción de dos mil habi­tan­tes. Ubi­ca­da en una sitio para­di­sía­co, está rodea­da por una cade­na mon­taño­sa que descien­de leve­men­te hacia el mar, for­man­do un semi­cír­cu­lo alre­de­dor de la pobla­ción. Los con­stan­tes vien­tos que soplan en la región con­vier­ten el aire de Albi­do­na en uno de los sitios más salu­bres y diá­fa­nos de la región y per­mi­ten apre­ciar el pai­sa­je desde Taran­to a Cro­to­ne. Albi­do­na es un pue­blo que posee cal­les­si­nuo­sas, estre­chas y empi­na­das, como sue­len ser los pue­blos ser­ra­nos de Ita­lia.

Recién desde los años ’70 sepue­den recor­rer sus cal­les en auto­mó­vil. El cli­ma en esa región del nore­ste cala­brés es calu­ro­so y seco en vera­no y frío y rigu­ro­so en invier­no. Según las leyen­das y los histo­ria­do­res, antes de lla­mar­se Albi­do­na, el pue­blo tuvo otros varios nom­bres en dife­ren­tes écpo­cas. Así, se lla­mó Leu­tar­nia, Alvi­do­nia y Mon­te D’Oro. Los datos histó­ri­cos más anti­guos reve­lan la exi­sten­cia de Albi­do­nia ya en el año 1.000 (d.C.). El poe­ta Lico­fron­te le hace decir a Casan­dra en un poe­ma que muchos fugi­ti­vos de Troya migra­rían hacia Siri y Leu­tar­nia, uno de los nom­bres ante­rio­res de Albi­do­na. Por su par­te, el geó­gra­fo grie­go Estra­bón, que vivió entre el 63 y el 29 a.C. escri­bió: “…al lado de esta pequeña ciu­dad hay una sur­gien­te nota­ble por el olor féti­do que exha­la desde sus aguas…”.

La descri­p­ción del cien­tí­fi­co se cor­re­spon­de con la exi­sten­cia de una sur­gen­te de agua sul­fu­ro­sa ubi­ca­da en el bosque Poten­te, en la zona rural de Albi­do­na, que los luga­reños lla­man “Fon­ta­na feten­te”. Según un estu­dio­so cala­brés, el nom­bre del pue­blo se deri­va de Alba, que es una metá­sta­sis de Lahab, que signi­fi­ca “lla­ma” y la pala­bra Don, que equi­va­le a “baja o infe­rior”. Esto retro­trae a que exi­stía una lla­ma supe­rior, que sería el para­je Pia­no di Seni­se. El dia­lec­to albi­do­nés, como el de los otros 15 pue­blos de la región, es rico en pala­bras deri­va­das del grie­go y del latín, como de algu­nas otras deri­va­das del ára­be, del fran­cés y del español.

A títu­lo de ejem­plo se pue­den men­cio­nar algu­nas: Del grie­go deri­va “DED”, que es una made­ra resi­no­sa uti­li­za­da para alum­brar; “CUCCUVELL” es la lechu­za; “MERIZZ” es el per­fu­me; “GRAST” es mace­ta. Del español: “QUAS”, el que­so; “SEMANA”, es sema­na, que en Ita­lia se dice set­ti­ma­na. En dife­ren­tes épo­cas, muchos de los habi­tan­tes de Albi­do­na debie­ron emi­grar, debi­do a la esca­sez de recur­sos eco­nó­mi­cos de la región. Muchos se radi­ca­ron en el nor­te de Ita­lia y en otras zonas de Euro­pa y otros se fue­ron a Amé­ri­ca. En Bue­nos Aires exi­ste el Cir­co­lo Albi­do­ne­se, que está en el Pasa­je Pro­vin­cias Uni­das 353, a la altu­ra de la cal­le Viel al 1450, en el popu­lo­so bar­rio de Par­que Cha­ca­bu­co. Allí los hijos de la anti­gua Cala­bria recuer­dan a su pae­se, su cul­tu­ra, estu­dian el dia­lec­to, hacen tea­tro y orga­ni­zan cine-deba­tes y degu­stan las comi­das de la región.

La Sub­co­mi­sión de Pren­sa y Difu­sión del Cir­co­lo invi­tó a sus adhe­ren­tes y a todos a con­cur­rir el domin­go tres de abril (maña­na mismo) desde las 11:00 de la maña­na a la gran fie­sta de Bue­nos Aires cele­bra Cala­bria, adon­de habrá un stand en el que ser­vi­rán comi­das típi­cas albi­do­ne­sas. En espe­cial, los por­teños no debe­rían per­der­se las piz­zas, que lle­nan el dien­te, enti­bian el cuer­po y, en espe­cial, lo obli­gan a son­reir con más asi­dui­dad.

Be the first to comment

Leave a Reply

L'indirizzo email non sarà pubblicato.


*


Questo sito usa Akismet per ridurre lo spam. Scopri come i tuoi dati vengono elaborati.