Destapan un caso de partidos arreglados por la ndrangheta

Elisabetta Pique Lanacion.ar ROMA – Los tentáculos de la ndrangheta, la poderosa mafia calabresa, alcanzaron el fútbol. Quedó claro ayer al destaparse un enésimo y gigantesco escándalo de partidos de fútbol arreglados -esta vez, en divisiones inferiores del calcio italiano- bajo la sombra de la mafia calabresa. Una investigación coordinada por la policía antimafia de Catanzaro, capital de la región de Reggio Calabria, llevada a cabo por el Servicio Central Operativo (SCO) de Roma, dio lugar a una maxirredada de 50 personas que conmovió al país. Fueron arrestados presidentes de sociedades deportivas, entrenadores, futbolistas (más de 15), managers, empresarios italianos y extranjeros (apostadores de Kazakhstán, Malta, Rusia, China y Serbia) de equipos de la serie D y de la denominada "Liga Pro". Todos fueron acusados de integrar una asociación para delinquir con fines de fraude futbolístico, con la agravante de haber favorecido a organizaciones mafiosas, en especial, la ndrangheta.

"Descubrimos una organización criminal estable, que gracias a futbolistas, dirigentes y afiliados puso en acto conductas destinadas a alterar los resultados de varios partidos", reveló el comisario de Catanzaro, Giuseppe Racca. Los arrestados son 50 personas "insospechables" -residentes en ciudades del sur, centro y norte de Italia- que decidían quién perdía y quién ganaba en partidos seguidos por miles de hinchas que iban a la cancha pensando que iban a ver un match honesto entre su equipo del corazón y el de los adversarios. Pero no era así. Todo estaba arreglado, o "trucado", como dicen en Italia, para permitirles a los mismos futbolistas, a los presidentes de los equipos de fútbol, entrenadores y apostadores ganar millones de euros corrompiendo a todos. "La operación nos da gran satisfacción por el brillante resultado conseguido en el contraste a clanes de la ndrangheta, que confirma cómo la ramificación de la criminalidad organizada alcanzó niveles exorbitantes no sólo en sectores criminales clásicos, sino también en el mundo del deporte", dijo el director del SCO, Renato Cortese, al dar detalles del operativo bautizado "Dirty Soccer" (fútbol sucio).

Todo empezó con una investigación centrada en un capo de la ndrangheta, Pietro Iannazzo, arrestado el jueves pasado. Gracias a escuchas telefónicas realizadas el año pasado, la policía antimafia descubrió que Iannazzo tenía intereses en un equipo de fútbol de la serie D: el Neapolis. Fue justamente a la luz de escuchas telefónicas de este capo mafioso y otros interlocutores que logró destaparse un sistema nacional e internacional que lucraba con los campeonatos de fútbol italiano de amateurs y de la Liga Pro, con apuestas millonarias en partidos arreglados. Mafiosos y empresarios En el panorama criminal calabrés el clan de los Iannazzo representa una "elite de mafia empresaria" dedicada a los negocios, pero también capaz de desencadenar una guerra contra otros clanes para mantener su dominio en el territorio, explicaron los peritos. Y los negocios se hacen también en el mundo del fútbol, arreglando partidos para hacer ganar al equipo por el cual se trabaja, para llevarlo a la promoción, pero también aprovechando el sistema criminal para apostar sobre partidos ya arreglados y ganar fácilmente miles de euros.

Otro personaje clave del escándalo -que no es el primero, sino el último de una serie que golpeó al fútbol italiano en las últimas décadas- es Fabio Di Lauro, que según los peritos era "el representante único en Italia" de "señores de las apuestas" nacionales e internacionales, que invertían y cobraban millones de euros que pasaban por bancos turcos, serbios, chinos e italianos. Los miembros de la organización criminal desbaratada también estaban pensando "extender sus arreglos al campeonato de serie B y competencias más importantes", según indicó Vincenzo Antonio Lombardo, de la Fiscalía de Catanzaro. "El vasto sistema de corrupción deportiva revelado es una impresionante confirmación de la fuerza intimidatoria de la ndrangheta y de su capacidad de contaminar profundamente también el mundo del fútbol", advirtió Rosy Bindi, presidenta de la Comisión Parlamentaria Antimafia, que llamó a "liberar al fútbol de los negocios sucios con respuestas inmediatas y rigurosas"

Be the first to comment

Leave a Reply

L'indirizzo email non sarà pubblicato.


*